jueves, julio 31, 2008

Sentirte...

Mis oídos se llenaron con tus susurros… y listo. Tan solo reencontrarte es suficiente para olvidarse del estrés de la agitada, bulliciosa y (hoy más que nunca) congestionada Lima. Fue un encuentro breve, típico de fiestas patrias, pero pleno. Aún cuando no había llegado a tocarte, tan solo sentir tu ir y venir cadencioso me bastó para relajarme y dejarme convencer de tus encantos, los cuales comprobé una ves más cuando mis pies se humedecieron en ti.

Te encontré un tanto más frío y calmado que de costumbre, pero como siempre esquivo, lejano, recurrente y seductor. Coqueto jugaste con nosotros, nos entusiasmaste y luego nos colmaste de esa paz que solo tú sabes dar.

Tres días saben a poco, pero también a mucho, porque tu, mi querido mar colaneño, eres capaz de sacarnos de nuestro acelerado ajetreo para devolvernos un poco de paz.

4 comentarios:

Esther dijo...

Mmmmmm... ...el mar ¡qué rico! La playa siempre es un bálsamo de paz y de tranquilidad, un pequeño paraíso. A mí, las que más me gustan son las solitarias y de hecho, una de mis favoritas está super solitaria. Para mí siempre es una seductora huída de todo la playa.

Muy bonitas fotos.

Un saludito.

Viv. dijo...

"Si yo pudiera volver al mar a aquella playa donde llovía siempre" (Arteche)-me abstengo por estos días helados, brr!!- Un abrazo.

(¿Y Rox, por dónde anda??)

Marcela Mendoza R. dijo...

esther: eso eso es, bàlsamo de paz.

blue: aca el perù esta loco. en lima, donde se supone que hace frio siempre, estamos en algo mas parecido a primavera, con un montòn de sol en las tardes...
y en el norte, donde queda colán, siempre es como verano, con sol y calor. eso si, en invierno el agua es mas fria (en verano el agua es caliente) y hay viendo de noche, pero al medio dia un calor!!!

la rox con la locura de mudarse y volver a empezar en miami

mary dijo...

Que rica el agua!!!