sábado, enero 07, 2017

Azul marino

Quien te ama,
Te amará rota, descocida, deasaliñada,
Hecha girones x la vida
Hecha añicos x los genes
Hecha trapo x los gatos.

Quien te ama,
Despeinada, sin café y con ojeras.
O emperifollada, reluciente y con tacones,
Corrriendo, andando o a rastras
Tanto en las buenas como en las malas.

Quien te ama
Ni te cambia x otra más linda al aburrirse
Ni busca pretextos para justificar su huida
Ni te culpara de su actitud violenta.
Ni te humilla, ni te insulta, ni te descarta.
Marcha contigo sin caretas,
vive cada una de sus promesas
Y tu #niunamenos le interesa de a de veras.

Quien te ama,
Quizás no baje la luna,
pero la vera contigo.
Quizás no plante rosales,
 pero sembrara sonrisas.
Quizás no trepe nevados,
pero no odiara tus grietas.
Quizás no mate leones,
pero no arrojará su violenta ira sobre ti.

Quizás no sea azul marino perfecto,
ni modelo de pasarela...
pero sus ojos serán tu refugio,
sus brazos tu mejor escudo,
su presencia tu soporte,
su respeto tu calma
y su amor tu fuerza.

sábado, octubre 22, 2016

Ladrón

Ladron de sonrisas
No apagues más incendios
Ven y fabrica alegrías
Ven y enciende sueños

Quien te dio derecho
A convertir mis risas en llanto?
Quien te dijo que puedes
Desencantar sin reparos?

Ya olvidaste como se desatan
Los hilos de la alegría?
No recuerdas acaso mis pupilas dilatadas
Ante tus labios juguetones?
Se te paso acaso el entusiasmo
Y en deshecho me convertiste?
Son los ríos de sangre y lagrimas
Parte del entretenimiento?

Primavera de ensueños
Ven y desatame.
Liberame del que me denigra
Salvame del invierno.

Nunca más solo objetos,
Ni juguetes descartables.
No mas presas del desfogue
De todas tus frustraciones,
Ni piezas que solo dependen
De tus carnales pasiones.
#niunamenos te digo
nunca, nunca más!

jueves, agosto 04, 2016

Me vendría bien...

Un poco de tu azúcar
Me vendría bien.

Esa cuota de pasión que desbordas
Esos ojos que echizan
Esos labios sonrientes que empalagan
Y Esa empatía que desparramas.

Un poco de tu todo
Me vendría bien

Ese cariño, respeto, admiración y apoyo
Ese mirar con caricias
Esa solidaridad sin palabras
Ese te quiero y valoro a pesar de

Un poco de tu fuerza
Me vendría bien

Eres macho, viril, aspero y práctico
Y no me ves como un juguete.
Eres noble, cordial, fuerte, maciso
Y eso es justo lo que me completa.

Un poco de ti
Valorando un sí, un no o un tal ves
Me vendría bien
A mí y a todas...
#niunamenos
Nunca más .



sábado, julio 23, 2016

Ni una... ni una

No somos cosas de usar y tirar
No somos muñecas para lucir en un anaquel
Ni juguetes del capricho insaciable
Ni adornos bonitos sin voluntad.

Ser apetecible o divertida no es un delito,
Pero tampoco es una obligación entretenerlos.
Lindas, de sonrisa fácil y mirada pícara somos,
Pero autonomas, libres, respetables y valiosas.

Si decimos no es no.
Si queremos reir, llorar, jugar, hablar lo haremos.
Si no queremos algo no pueden coaccionarnos
Y Si no entiendes eres tú el equivocado.

Ni los golpes
Ni los insultos
Ni los gritos
Ni el indiferente silencio
Ni toda la violencia prepotente junta
Nos volveran cosas sin voluntad por respetar.

#Niunamenos
 nunca más.
Basta de impunidad!

jueves, enero 07, 2016

soleado

sin ti
el adorado sol es sofocante,
la luminosidad marchita
y la sequia amarga.

sin ti
las flores no brillan
el cielo despejado, un desierto
y las gotas de rocío, un tormento.

sin ti
el hielo sigue aislándolo todo
la falta de oxigeno un problema de ozono
y la oscuridad un majestuoso e inquebrantable imperio.

contigo
la primavera es eterna,
los días tienen rumbo,
las flores sonríen siempre,
el calor derrite cualquier indiferencia,
el transcurrir de los segundos imposible
y las alegrías intensas
pues llega al fondo de mi alma el sol
y sí, creo en todo lo que debo creer.




domingo, noviembre 01, 2015

Tiempos

Segundos, minutos, instantes.
Para ser feliz un suspiro me vasta,
Un milímetro de cielo en los labios,
Una migaja de sueños revoloteando.

Si retroceder el reloj pudiera
Deternerlo en ese segundo me bastaría
Congelarlo hasta hacerlo eterno
Y no parar de revivirlo.

Segundos pasan
Segundos vienen
Y ese pasado sigue presente
Y el nunca jamás late de prisa
Y mi tiempo es tu tiempo
Y no hay vacíos en mis sueños.

Yomemi...

Andando de aquí para allá en Facebook uno se suele encontrar de todo tipo de frase, una mas acertada que la otra, ya sea Ghandi o Coello. Pero hay algunas (no, no me refiero a los "a veces" de  la rana) que creo que no se aplican en nuestro país. Son aquellas que insistan a pensar en uno mismo como prioridad.
Antes de que se exalten, me explico. Lo normal es que uno piense en uno y en el bienestar de los suyos y que tenga suficiente autoestima como para no dejar que lo humillen. Pero creo que en nuestra ciudad tenemos un exceso de amor propio y esa es la razón  de tanto desbarajuste. Creo que nos hemos tomado demasiado a pecho eso de pensar en uno mismo primero y nos olvidamos que vivimos en sociedad, rodeados de otra gente que también tiene derechos.
Ejemplos, lamentablemente,  sobran. Lo ves en la señora cincuentena que está buscando una torta y desbarata todo el exhibidor del supermercado en busca de lo que le provoca. Saca tortas, las pone en una ruma que arriesga su supervivencia y no las regresa a su sitio. Viene la encargada de la tienda, reniega, acomoda todo, explica que no se puede poner una torta sobre otra, pero ni bien se va, la señora en cuestión lo vuelve a hacer. Sólo le importa ella y su deseo de comer un sabor en específico,  no le importa ni dar más trabajo en la tienda ni malograr el resto de tortas. Hace un desastre y se va tan campante...
Otro ejemplo son los transeúntes y la basura. Porqué razón una persona arroja un papel viejo o la envoltura de un chocolate o la cáscara de un plátano en plena via pública? No saben que alguien se puede caer si pisa una cáscara?  No sólo se trata de ser "cochinos" o "maleducados" , esto va mas allá.  La primera razón es la flojera de caminar o buscar un basurero, de los cuales hay mínimo uno en cada esquina. Yo creo que, además, en el fondo no nos importa el prójimo,  ni la persona que vive en esa calle ni los que se contaminan con el CO2 ni los que tienen que venir luego a limpiar el desastre. He visto tipos muy bien parecidos, con pinta de modelo de comercial, arrojando un hueso de pollo al terminar de comerlo en plena vereda de la Av. Larco, aún cuando había un basurero a pocos metros. Sólo le importaba deshacerse de lo que le estorba y nada más. Y así piensan los cientos de transeúntes que pasan por delante de la reja de mi casa y tiran, hacia dentro de la casa, boletos del bus o envoltura de galletas. No se fijan que hay gente viviendo ahí. Las abnegadas barrenderas pasan 5am recogiendo todo y en mi casa barremos temprano, pero al volver ya hay basura otra vez y no es nuestra, nosotros no la pusimos ahí. Son gente egocéntrica creo, que no piensan en su ciudad, en su comunidad ni en sus vecinos, sólo en lo que les apetece. No miran más alla nó ven el trabajo recargado que dejan a quienes limpian....
El tráfico es también una prueba viva de ello. No hay espacio para avanzar, ponen la luz en amarillo y suacate, el auto acelera y cruza en la intercepción. Sólo le interesa ganar una milésima de segundo para llegar más rápido a su destino y no le importa si atora el tráfico, si no deja pasar a los del otro lado, si complica la vida de cuatro cuadras más atrás...
Yo me mi... conmigo. Así me repetía una tía querida cada vez que yo, cuando niña pequeña,  comía algo sin invitar. Y la recuerdo cada vez que veo poblado Facebook de eslogan que nos invitan a eso, al yo me mi a ultranza. Si viviríamos en una zona donde falta amor propio y existen abusos ante el exceso de generosidad,  bueno, vamos, todos a recordar que primero hay que amarse uno mismo. Pero en una ciudad llena de falta de visibilidad sobre lo que pasa más allá del propio ombligo francamente...

domingo, junio 14, 2015

Y si, en la espalda

Dame un bastón y te digo su calaña, comentaba ella decepcionada. Dame una silla de ruedas y veré su alma, le respondía la otra resignada.

Iba por el estrecho pasillo del supermercado y no podía cruzar pues un gordo renegon bloqueaba el paso de la caja con el carrito de compras, contaba una a la otra. Intentó pedirle permiso varias veces sin éxito, pues no la oía. Los que llegaban detrás de ella, al ver el obstáculo se daban la vuelta por la otra caja, pero ella no podía pasar por tan estrecho espacio. Al cabo de varios minutos, la esposa del gordito reaccionó a su clamor, voltió a verla y le dijo: ¿qué pasa? Por favor, todo el mundo se esta dando la vuelta porque están bloqueando el paso, el no deja nada de espacio para pasar, explico. Hay pues, ¿no ves que no tiene ojos en la espalda? No se queje, no se queje, a que se mete por ahí, esperese... Y siguió justificándolo sin moverse medio centímetro. Ni un disculpe, ni un no de preocupe, pase usted, nada. Y si, la gente va por el mundo sin ver más allá de su nariz, sin fijarse que pisa a sus espaldas, y creyéndose con derecho a no considerar si lo que hace puede afectar a los demás.

Son como los de las 4x4, respondió la otra. Uno empieza a cruzar la pista y si un conductor se detiene para que pases  cuando llegan tres carros más detrás comienzan a romper los tímpanos del barrio con el sonido del claxon. No ven que esa persona no puede ir más rápido y no les importa nada que no sea que les den pase rápido. Y mientras más alto el carro, más desesperado el conductor y más displicente con el transeúnte. No ven más allá de sus narices, no comprenden la limitación del prójimo, y demuestran que su máximo valor es el yo y que el tú con problemas no es su problema...

Hablan...

Tus labios hablan aún sin emitir sonido.
Tiemblan, se endulzan, juguetean y gritan en silencio.
Palidecen y enrojecen al ritmo de tus ojos,
Se contraen y distienden tanto como tus pupilas
Y se roban suspiros sin pronunciar palabra.

Ni rosa, ni gris, ni nube, ni otoño.
Ni chocolate, ni queso, ni sal, ni hielo.
Ni solos, ni tristes, ni indiferentes, ni fatuos.
Sensibles, expresivos, apetecibles, eternos.

Ni tuyos, ni míos, ni ajenos, ni propios.
Transparentes, altivos, violetas, locuaces.
Los miró y los miro y entiendo...