viernes, setiembre 23, 2005


Opuestos

Ayer por la tarde lei unas declaraciones del creador de Firefox, en donde opinaba que quizas todavía falta perfeccionar mucho Linux. La pregunta que ronda mi mente es ¿Por qué el usuario de windows no se acopla a un sistema abierto como el ofrecido por Linux? El leon de madagascar a mi entender es el vivo retrato del usuario Windows, que ama lo acartonado y no desea aventurarse a un mundo sin reglas de un grande.
Pero vayamos más al fondo. ¿Porque no se acostumbra un usuario ordinario al tema linux? Te lo presentan amigable, bajas el cd, lo pones, pero al final, cuando te dan las cuatro de la tarde encuentras que no te sale algo y terminas regresando a tu sistema operativo de siempre. Y si tienes dudas, la verdad no tienes tiempo de que te expliquen dos horas como puedes programar la máquina para que funcione como corresponda y regresas a tu windows. No digo que Linux - o la idea que nos vende la cebra sobre la libertad y la aventura de crear cada día de la mejor manera - no tenga su futuro y sea super úli para programadores. Lo que creo es que Windows es por ahora el rey porque la mayor parte de los ciudadanos somos como el león, que nos gusta el bistec pre cocido y la tranquilidad de dar clic y encontrar lo que quiero. Y si se cuelga (lo cual no ocurre cuando eres metódico obediente de todas las reglas del manual) reinicias y ya. El usuario común y corriente no necesita ni quiere reprogramar las cosas. Quiere usar lo que hay y mientras más sencillo y útli mejor. Algunas soluciones a medida para empresas son interesantes y hasta ideales (el programador lo hace todo a gusto de uno) y simplemente nos sometemos con agrado. No obstante, creo que cuando pase un poco de tiempo puede existir algo en el open sourse que sea tan práctico y sencillo que atraiga al usuario común y corriente de escritorio. Mientras tanto, windows a pesar de sus baches sigue siendo un zoo seguro para todos los leones domesticados que habitamos la selva de cemento. Quizas cuando Madagascar evolucione y tenga una alternativa más interesante que pescado crudo, los reyes usuarios de windows le saquemos la vuelta. Por lo pronto, todavía tienen el reto de conversernos de que estaremos más cómodos en otro escritorio...

lunes, setiembre 19, 2005

Usuarios opuestos

Sé que para la mayoria de gente los dibujos animados son solo eso, dibujos. Y sé que muchos se escandalizan cuando alguien hace interpretaciones antropológicas sobre los mismos. Concuerdo con ellos en que los dibujos los hacen para entretener a los niños (y a algunos adultos) y que no hay grandes intereses de propaganda ideológica escondidos en ellos. Todo eso es cierto. Pero no podemos olvidar que toda manifestación artística es reflejo de una mentalidad y de una época.Toda obra de arte tiene una interpretación antropológica detrás. Y es por eso que deseo compartir con ustedes mis impresiones sobre una recientemente proyectada película. De antemano les digo que recibiré los comentarios que deseen si no están de acuerdo con mis opiniones.
¿Quién no ha visto Madagascar? Es divertida, graciosa y cumple su función: nos deja con una sonrisa en los labios. Tenemos a un león, al cual yo definiría como un usuario de Windows (tomemos en cuenta que Windows o los programas con código fuente vienen a ser el zoológico) y tenemos a la cebra que viene a ser el inconforme usuario de windows que al descubrir a unos pinguinos escapando del sistema (los primeros programadores de linux o del open sourse) se entusiasma con la idea de salir del acartonado y cuadriculado mundo de windows en donde vive.
Libertad llama a gritos el divertido animal quien se choca con las paredes o reglas pre establecidas de los códigos secretos y del reino de las reglas. No hay nada mejor que todo lo que tenemos, piensa por el contrario el leon.
Imaginando que todos trabajan en una misma empresa, por seguir al liberal se ven atrapados en nuevos programas y nueva forma de programación. El viaje es difícil y accidentado. los pinguinos (ojo: no son lo que parecen) están tan divertidos con la aventura de descubrir nuevos entornos que poco o nada les significa los sentimientos del leon (al menos al principio).
Un usuario de windows se resiste incansablemente al nuevo sistema y no es feliz ni se adapta a Madagascar. La selva no tiene reglas como las del zoológico. Hay un límite de convivencia muy buena honda entre quienes andan ahí en total libertad moviendo el bote (te gusta, me gusta), pero es también el hogar de los craquer, quienes no respetan la seguridad y se comen vivos a los pobres amantes de la libertad total. Es una selva donde sobrevive el fuerte o el listo. No hay lugares seguros. El amor a la libertad total sin un mínimo de respeto al otro se convierte en la peor pesadilla para el usuario amante de windows. El pobre leon tiene pesadillas de miles de copias piratas boicoteando su vida. Acá el éxito comercial del leon es un imposible y ha dejado de ser popular y exitoso para convertirse en incapaz de controlar su vida.
Ya cuando el león está en su peor momento aparecen los amigables pingüinos (ojo: no se confien de esa imagen angelical que esconde muchos secretos) a salvar la historia. Ciertamente inventan una nueva forma de sobrevivir y alimentarse. Y es que también existen también los software amigables que cuestan algo de dinero en linux, pero no es suficiente para el rey de la selva de cemento (porque no se siente rey de la selva real por más que quiera. Quizas sus hijos, naciendo ahí si sean felices porque no tendran tanto reparo en comerse a otro animal, pero esa es otra historia).
Finalmente, el usuario de windows quiere regresar a su ventana llena de protecciones y reglas. Pero para hacerlo necesita algo que en la selva no era importante: mucho dinero. El software propietario cuesta asi como la gasolina para arrancar el barco. El pingüino tan solo se rie, como diciendoles que si quieren dejar su mundo lleno de libertad, tendran que volver al capitalismo, a vivir en una selva de concreto trabajando para dar mucho dinero a los capitalistas.
Es por todo eso que digo que Madagascar es un reflejo de la vida de los programadores y usuarios en el mundo del software de hoy en día. Es tan solo una interpretación.

miércoles, setiembre 14, 2005

Finalmente me animé. Dicen mis compañeros de trabajo, expertos en el tema, que vale la pena. Y sí, me parece genial poder escribir libremente y a su vez recibir comentarios. Con un poco de paciencia y ayuda de los expertos de al lado, espero pronto mantener esta páginas siempre actualizada. Y debe ser así, porque los clásicos para releer no sobreviven en un medio como este.
A muchos nos gusta "Friends", lo vemos y volvemos a ver. Y si de casualidad llegando en la madrugada de una fiesta y encontramos el capítulo en que Ross arruina su propia boda, o aquél día en que el romance secreto de Mónica es descubierto... con seguridad que tardamos media hora más en dormir a pesar del cansancio, con tal de revivir esas emociones. Pero en la lectura de un blog, creo yo, no existe el malsano placer de las repeticiones... o por lo menos no debería existir.
Por tanto, simplemente termino esta introducción sugiriendo, valgan verdades, a que ustedes hagan una continua renovación de los blogs y me comprometo a tratar de no dejar durmiendo esta página varios días sin nada nuevo. ese es parte del encanto de los blogs, creo yo. Para clásicos literarios o estudios monográficos hay otro espacio no?