jueves, diciembre 31, 2009

sin ti



Sin ti, nada es igual.

LLora el silencio de las paredes,
grita el rechinar de las sillas,
palpita agitado el vacío de tus muebles.

El lamento está escondido en cada rincón
y nisiquiera los pasos de una muchedumbre los pueden acallar...
llora el silencio de tu vacío
y no hay nada, ni nadie, que lo pueda parar.

2 comentarios:

Edgardo dijo...

Las ausencias duelen demasiado, cuando alguien se va (sin que queramos que se vaya, sin que podamos detenerlo) se lleva un montón de cosas, si esa persona es realmente especial, nos deja solo con lo puesto, una piel marchita, un alma saqueada, un corazón partido. Pero hay que aprender a convivir con la ausencia, con el recuerdo, con el deseo (no consumado).

La vida esta lleno de personas que van y que vienen, que traen y que llevan, de todos guardamos algo, en nosotros de todos algo permanece (aunque al principio cueste verlo), hay que saber dejar ir, dejar llegar. Debemos permitir construir de nuevo, completar de nuevo los espacios (aunque ahora duela todo mucho y se crea que es imposible).

Bellas palabras y tristes palabras.

Un Feliz Año Nuevo, te dejo este fuerte abrazo.

HologramaBlanco

Esther dijo...

Quizás el tiempo lo pueda por lo menos tranquilizar un poco. Dicen que es un buen cantante de nanas, por lo menos. :)

Bonitas palabras. El sentimiento se nota en cada letra.

Saluditos.