viernes, junio 20, 2008

Ama Súa

(en castellano: no seas ladrón)




Mientras estuve en Cuzco, paseando por ese encantador y cautivante legado de nuestro pasado no podía dejar de preguntarme por qué pasamos a tener un perfil bajo en la región durante muchos años. El peruano, tímido o temeroso, no salía con garra a conquistar el mundo, sino que parecía esconderse en una cueva para evitar el sufrimiento. Casi como aquellos que dicen ser jugadores de la selección pero se derrotan ante la primera piedra (un penal) y se dejan meter seis goles como si nada.
¿Dónde se quedó el espíritu Inca? ¿Dónde están las tradiciones y creencias que hicieron a este pueblo fuerte entre sus pares durante cientos de años? ¿Dónde está su compañerismo y unidad? ¿Dónde quedaron las leyes básicas de su sociedad (
ama sua, ama llulla, ama kella)? ¿Qué hicieron los piratas y aventureros que cruzaron el mar con nuestros antepasados y sus tradiciones?
Ama sua, en quechua, significa no seas ladrón. Algo que durante muchos años los peruanos parecen haber olvidado. Tanto, que no has vivido en el Perú si no te han robado nunca. Les ha pasado a todos. Y más en Lima, en donde tarde o temprano te "bautizan" con algún engaño. No pienso contar las "n" veces que me han robado collares, billeteras o celulares porque me saldría muy largo el texto... pero sí me gustaría contar lo que le ocurrió el domingo a la señora piurana que trabaja limpiando mi casa. Ella recibió un mensaje en su celular en donde la felicitaban por haberse ganado un televisor de 29 pulgadas, un DVD y un celular Nokia. Feliz contó a todos la noticia. Grande fue su desilusión cuando se enteró que todo era mentira, que era un cuento para robarle el saldo de su tarjeta de recarga (ella sin desconfiar les dio su código secreto de recarga) y que el sueño de llevar un DVD para la humilde morada de su mamá seguiría siendo un sueño...
¿Por qué el Perú dejó de ser esa maravillosa civilización que nos mostraba el guía en nuestro recorrido? ¿Por qué no se ha podido mantener la honestidad y respeto por los bienes ajenos que tanto importaba a nuestros ancestros? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

6 comentarios:

Marcela Mendoza R. dijo...

La respuesta me la intentó dar hace algún tiempo una socióloga: el peruano cayó en un proceso de baja autoestima y depresión cuando su imperio se desmoronó. Y hasta ahora se tiene como mal colectivo el famoso "pesimismo".

Sin embargo, nunca es tarde para reaccionar, levantarse con la mirada de frente y dejar de sentir miedo...

Blueberrie dijo...

Me interesan mucho los posts que refieren a Perú: un país del que solo conozco su frontera sur, su deliciosa gastronomía y ese espíritu aventurero, emprendedor, de los pocos peruanos que he conocido en esta otra parte del continente.
La conquista dejó huella imperecedera a nivel psicológico en quienes descienden de aquellos pueblos originarios. Pero ya ha transcurrido demasiado tiempo y no es válido seguir mirando hacia atrás para encontrar explicaciones y respuestas válidas. La verdad es que en toda América Latina hemos digerido demasiados cuentos -"chinos", recetas made in USA, movimientos subversivos basados en caducas ideologías cocinadas del otro lado del mundo...- y continuamos buscando soluciones que vengan de afuera, buscando un modelo a copiar, opacando nuestra identidad. Es como si otros decidieran nuestra historia siempre a favor de intereses foráneos olvidando los intereses de nuestra propia gente. Me parece que es hora de mirar hacia adentro, buscar el concenso a nivel político en cada una de nuestras sociedades e ignorar a quienes pretenden manipular nuestra vida induciéndonos a seguir modelos ideológicos que solo nos conducen a dividirnos entre hermanos. Europa es una sola pero nosotros jamás llegaremos a constituir esa Patria Grande que soñaron nuestros visionarios próceres si no somos capaces de lograr la unidad entre compatriotas. Partamos desde lo micro aprendiendo lo elemental: a convivir, a discutir, a escuchar, a no dejarnos manipular, identificando a quienes pretenden dividirnos. El enemigo no es Bush ni Castro o el comunismo chino; los enemigos viven a la vuelta de la esquina y creo que podremos derrotarlos.
Un abrazo desde mi nuevo bog: www.ramblamalvin.blogspot.com
(Vivianne)

Marcela Mendoza R. dijo...

Excelente aporte blue, siempre tus comentarios super atinados. Tienes razón al decir que debemos dejar de lamentarnos y tratar de ser unidos, tal como ocurre en Europa, en donde se trabaja como bloque. En LA tenemos un pasado en común y somos primos todos y no deberíamos tener pleitos tontos. Y en Perú debemos, además, dejar el pesimismo colectivo y soltar las tristezas y conformismos y dar un paso adelante. El peruano no puede seguir teniendo la mirada al piso y derrumbarse ante el primer traspiés.

Marcela Mendoza R. dijo...

6 - 0 blue,
6 - 0 blue,

tus compatriotas arrasaron con los peruanitos

...

6 - 0

Anónimo dijo...

¿acaso piensas que las reglas incas que indicaban si robas te cortamos la mano deberían regresar?

Marcela Mendoza R. dijo...

¿En qué momento he dicho yo que deberían regresar las leyes incas? En efecto, en el imperio incaico si te encontraban robando te cortaban la mano y se tenia la obligación de "pagar tributos" con horas de trabajo en los templos ceremoniales. El indígena tenía esas reglas y las cumplía. Cuando llegaron los españoles se encontraron con que se llevaron todo su oro. Además, no todos los españoles que vinieron eran conquistadores. Habían también muchos piratas y aventureros con costumbres diferentes a las que pudieron llevar los colonos ingleses a norteamérica. Digamos que los indígenas vieron un modelo diferente y se acabó el castigo drástico para el ladrón (ya no se cortaba la mano).

En todo caso, la idea no es que se vuelva a tan severos castigos, sino recuperar esos principios que regían a los incas para la sociedad actual (no robar, no matar, no mentir).