miércoles, febrero 27, 2008

Una vez más


Corre y si es posible vuela, porque no llegas. Conferencia de prensa a las nueve sobre un lindo proyecto de televisión en vivo en los colegios. Entrevista a las once con una transnacional que cuando llegué me dijeron que no me estaban esperando. Entrevista a las doce en el Ministerio. Salgo a la una y resulta que en la transnacional si me habían estado esperando… y que me van a recibir a las tres. Total que llego al diario, reviso sin terminar mi correo y voy a la transnacional otra vez, pero por otra puerta. Y ahora si me reciben. Y salga usted corriendo porque el bus para Piura sale a las 4:30. Llegué a las 4:37 y aunque todavía no se había ido el bus, no me dejaron subir… y se fue sin mí.

Tal parece que Oltursa se ha tomado en serio el lema del señor presidente de erradicar la hora peruana (una hora después de la pactada). Lo desagradable es que el encargado estaba tan molesto como yo y no hubo manera de hacerlo detener el bus. Lo agradable es que la señorita que me vendió un nuevo pasaje (!!!) al menos me daba la razón (se ponía en mi lugar) y me repetía que aun cuando le parecía injusto, no podía hacer nada por ayudarme. Al menos ella si escuchó la charla de atención al cliente.

A pesar del pronóstico de lluvias, llegamos a la hora pactada. Eso sí, mientras caminé para tomar un taxi rumbo a Colán pude ver a mi querida Piura golpeada, cual si hubiera ocurrido un bombardeo: toda llena de polvo, poblada de charcos y con gente apesadumbrada. Era casi una Venecia negra, con los pobres de luto. “¿Y dónde está la plata que se dio para invertir la última vez que hubo lluvias? ¿Cómo es que nunca estamos preparados?” – se quejó mi compañera de taxi mientras contemplábamos las gruesas gotas que mojaban la luna del auto.

Si fuera la primera vez que llueve torrencialmente, se entendería la falta de previsión. Pero no. Ya en 1983 se vivieron las más históricas inundaciones. En el 97 se volvió a tener lluvias catastróficas. Y el año pasado los sabios del clima pronosticaron otro suceso parecido. ¿Por qué no sabemos prevenir? Según mi compañerita de taxi, la culpa es de los alcaldes y presidentes regionales, que no planifican bien las construcciones y no toman previsiones en beneficio de los agricultores…

Finalmente llegué a la playa y me dio de golpe toda su calma. Era como si el tiempo se hubiera detenido y el caos limeño estuviera a mil años luz de distancia. Allí estaba ella sonriente, cálida, acogedora. Sin embargo su espíritu estaba algo rebelde, sus olas agitadas y su humor algo amargo. “Ayer tuvimos oleaje”, me comentó mi abuela. Y al bajar a la arena lo pude comprobar. En la orilla el agua llegaba acompañada de cientos de ramas que el río había depositado ayer con ímpetu desmedido. Estaba la pobre toda revuelta.

Felizmente al atardecer ya el agua había votado todos los desperdicios y aunque seguía agitada, jugueteaba coqueta con el sol e invitaba a los veraneantes a sumergirse en sus encantos. Y para la mañana siguiente, cual niño travieso que espera no ser castigado, el agua estaba más calmada que nunca. Como queriendo convencernos de que no iba a volver a repetir sus tretas de 1983, cuando se agitó tanto que derrumbó el 95% de las casas de playa.

Aún recuerdo a mi abuelo parado en las ruinas, en el único pedazo de patio que quedaba, clavando sus intensos ojos azules en el fondo del mar. Yo no cumplía aún ocho años y no tenía noción de lo que cuestan las cosas, pero sí que me imagina que iba a ser un poco difícil volver a construir toda la casa de nuevo. Nunca olvidaré la impresión que me causó ver solo agua en donde antes habían terrazas, mesas, amacas, juegos de mesa, vajillas y mil cosas más. Y nunca olvidaré la hermosa lección que en aquel entonces me dio mi abuelo. No había necesidad de gritar, ni de desesperarse por los miles de dólares perdidos o los recuerdos que se llevó el agua. El sonrió (aunque le provocara llorar) hizo un par de comentarios graciosos al par de nietas que lo acompañaban, conversó con algunos pescadores, sacó algo de dinero de la billetera y manejó de regreso a la ciudad sin perder la calma ni el buen humor. Y ni bien acabaron las lluvias empezó la construcción de la nueva casa. Y para el siguiente verano, al igual que el resto de veraneantes, teníamos una muy linda nueva casa …

4 comentarios:

miguelchambergo dijo...

Yo viví ambas inundaciones. La del 83 me vio nacer, y la del 97 (¿no fue en el 98?) inundó el primer piso de mi casa. Sin embargo, aprendimos la lección y mi casa está ahora preparada para las lluvias. Claro, siempre hay que darle un pequeño retoque cada cierto tiempo, pero ya no volverá a inundarse como esa vez. Ojalá todo fuera tan simple.

Marcela Mendoza R. dijo...

osea soy mayor que tu!!!

horror!!!

no es simple miguel, cierto, pero a ver ¿como se explica que un puente nuevo no resista y ya este todo rajado? de eso me hablaba la señora, de como hacen obras sin pensar en el tipo de fenómenos que cada tanto se presenta...

Carlos Martinez dijo...

En los países digamos, mas favorecidos siempre nos preguntamos si es que es tan dificil hacer un seguimiento de las ayudas que se movilizan en estos casos de desgracias.
Que no me digan que no se ve a la vuelta de un corto tiempo a ciertos personajes con auto nuevo o casa mas grande. Esos nuevos ricos que se "hacen a sí mismos" y que encima los mas desgraciados tanto admiran. ¿De donde salen si no del robo, así en español?

http://mishuevos.blogia.com/

Marcela Mendoza R. dijo...

eso eso eso, estimado carlos.

tu lo has dicho.

y lo decia la señora que cito

¿porque si hubo en ese tiempo tanto dinero de ayuda a los dannificados no pudieron hacer un buen puente y una buena canalizacion y buenas pistas?
claro, la gente se las tuvo que ver por su cuenta para solucionar sus problemas y las autoridades encargadas de las obras publicas pues no hicieron un buen trabajo...

alli esta la casa del chambergo reforzada, la casa del abuelo de la marce - a pesar de perder ese año todas las cosechas - levantada y el resto??? y las pistas, canales y demas??? y donde están las autoridades? bien gracias...