martes, diciembre 19, 2006

¡Inolvidable!!!

Sucedió ayer, pero no lo olvido… ni lo olvidaré.

Estabamos todos envueltos en el bullicio navideño, pensando en cómo celebrar las fiestas, cuando una noticia nos congeló en seco. Un grupito de terroristas había entrado a la cena de gala en la embajada del Japón, consiguiendo capturar como rehenes a cientos de invitados.

Con el alma por los suelos, y algo de alivio, vimos liberar a la madre del presidente Fujimori, entre otros afortunados. Vimos con una sonrisa de oreja a oreja como Andrade, por tantos años alcalde de Miraflores, se escapó corriendo por una ventana. Nos sorprendimos con la astucia de un camarógrafo de canal 4 que llego demasiado cerca de la puerta. Y nos irritamos ante las pretensiones del guerrillero que exigía liberen a los terroristas presos.

Nuestra calle, donde paseamos en patines tantas veces y por donde normalmente los autos se detenían si una pelota caía a la pista, se llenó de cientos de reporteros del mundo entero. Varios agentes de inteligencia se disfrazaron de civiles y se pararon en nuestra bodega a chismear con los vecinos.

Más de uno miraba al niño en el pesebre y pedía – imploraba – que los rehenes fueran puestos en libertad. Pero parece que San Nicolás no tenía mucha llegada con los terroristas y todos los analistas preveían una triste Navidad.

Llegó la nochebuena y fuimos a nuestra San Felipe. Luego del ingreso de los acólitos con sus velas alumbrando la total oscuridad, los cantos alegraron la velada. Como siempre el padre habló un rato sobre lo efímero de caer en el consumismo de dedicarse solo a comprar regalos, pero luego se centró en nuestros nuevos atrapados vecinos.

Habló del dolor de las familias, del sufrimiento de quien está encerrado, de la incoherencia de la lucha de clases, de lo negativo del rencor y de cómo el amor puede vencer el odio. “Vivamos una verdadera Navidad y llevémosles un poco de alegría a nuestros hermanos” encomendó.

Y así lo hicimos. En masa, salimos de la Iglesia bien engalanados y vela en mano avanzamos una cuadra hasta la espalda de la residencia del embajador del Japón. Y cantamos muchos villancicos hasta que nos dieron las doce. Y gritamos tan alto como pudimos: “Feliz Navidad”.

Fue un abrazo enorme. Todos lloraban y cantaban. Las manos entrelazadas, los corazones agitados, las voces roncas. Sentimos que estabamos con ellos. Los blancos muros quitaban la libertad a ministros, empresarios y diplomáticos… pero no les impedían oír nuestro saludo. El consuelo llegó. El dolor aminoró.

No los soltaron esa noche. Ni ninguna otra. “Dicen que están cavando un tunel” – rumoreaba el chino de la esquina. “No pasan de marzo” repetían en la botica. “Ese camión es sospechoso” murmuraban las abuelas.

San Nicolás se demoró tres meses en hacer realidad el deseo de los hijos de más de un ministro secuestrado. Y sí, los comandos hicieron un tunel y entraron a la embajada y salvaron a todo el mundo. Solo murieron los terroristas y por eso sus madres hoy siguen reclamando la falta de respeto a la vida del delincuente. El Japón le agradeció de por vida a Fujimori el éxito del rescate. Muchas lágrimas de alegría inundaron las pistas. Y la calma volvió a Marconi.

Diez años después, un grupito de delincuentes vuelven en la misma fecha a realizar una emboscada y matar a varios policías en el interior. Las autoridades dicen que son terroristas. Alan García dice que debemos matarlos. Algunos creen que son solo narcotraficantes, reyes de la selva escondida. ¿Queda en este país, a pesar de tantos tristes recuerdos, promotores del odio ideológico? ¿No hemos aprendido nada? ¿Vamos otra vez a retroceder como el cangrejo?

Deseo el incidente sea un susto aislado y la historia no se repita. Deseo el odio a los ricos o el odio a los pobres no vuelva a dividir el país. Deseo el 2007 sea un mejor año para el Perú y para cada uno de todos los blogger lectores. ¡Deseo tengan una muy feliz Navidad!!!

11 comentarios:

ROx dijo...

Creo que nadie podra olvidarlo en el Peru.
Feliz Navidad y muchas sonrisas!.

Ursula dijo...

Son imágenes que tenemos grabadas en el subconciente, han pasado diez años pero parece que fue ayer. El Perú no puede retroceder, tiene que seguir adelante...
Que tengas una lindas fiestas!

Mameri dijo...

si rox, pero los que no lo vivieron no pueden ser formados en una ideología del odio que justifica tamñana osadía, por lo que creo debemos empezar de raíz, mejorando con urgencia la calidad educativa...

gracias ursu! estaré en mi linda Colán...

tizia dijo...

Supe de lo que pasó en la embajada viviendo ya en Chile, pero recuerdo perfectamente todo lo que sucedió y es de desear que cosas asi no vuelvan a repetirse.
Felices Fiestas Marcela y que disfrutes de tu estadia en Colán

Opalo dijo...

Feliz Navidad tambien para ti y que tu hermoso PAIS pueda aprender de todas las lecciones que le toca vivir.
Besos

RRH 1008 dijo...

En muchas personas el odio lo llevan dentro como la sangre,es intrinseco para ellos.
Te deseo una feliz Navidad, un beso para ti.

Anónimo dijo...

Fue una tragedia dificil de olvidar. Querida Marcela, te deseo una muy feliz Navida y un excelente 2007. Con carinho, Maria Elena

novivo dijo...

Esos malos momentos son tristemente recordados por todos los peruanos. ojala no se vuelvan a repetir. Lo bueno de esos momentos es que todos los peruanos nos unimos para vencer esa situación. Te deseo una Feliz Navidad y que el próximo año sea mejor para todos. Un beso

Matías Zibell dijo...

Marcela
Espero que estas fiestas sean mejores que las pasadas y que los miedos de antaño no vuelvan.

Tarí Alcarin dijo...

Mi querida Marcela, paso a desearte mucha felicidad y prosperidad para este nuevo año que está a punto de comenzar.

Feliz 2007!

Besos y Abrazos.
Te quiero mucho!

Mameri dijo...

Gracias a todos!!!