miércoles, octubre 04, 2006

Pasiones e ideales



Sus ojos azules sonreían al verla llegar. Tocaba la bocina del añejo Chevrolet mientras movía animoso su espigada mano. La nieta – alumna de estudios generales preocupada fundamentalmente en si el amor de su vida de aquel entonces la seguía mirando o no desde la banca de la cafetería – se trepaba tan lento como le era posible.
- ¿Qué hubo? – telegrafiaba.
- Parece que se nos viene la tercera guerra mundial – aseveraba preocupado, aunque sin perder la sonrisa.
- Andá! ¿De veras?
- Escucha…

Y sí, Estados Unidos estaba ejecutando la tormenta del desierto. Para la nieta era un poco difícil imaginar una guerra con tan hermoso paisaje enfrente (el sol se hundía entre nubes coloridas y sombríos algarrobos). Pero su abuelo, incansable amante de las primicias aún cuando su día a día eran un ir y venir de cheques y granos, tenía la suficiente paciencia para explicarle la necesidad del petróleo oriental y la irracionalidad del tráfico de armas.

“Las noticias son mejores que las novelas, porque suceden en la vida real. Día a día, hora a hora, minuto a minuto, te van contando lo que sucede en el mundo. ¿Y qué pasará ahora? – se vive preguntando uno luego de escucharlas. Y al día siguiente, un nuevo capítulo nos permite conocer lo que pasó y prever lo que pasará. Son apasionantes” recalcaba siempre.

Y sí, es probable que esa pasión fuera contagiada a la nieta, quien desde aquel entonces se definió como periodista de corazón. El título vendría después. Y la práctica, la verdadera ciencia, mucho más tarde, cuando el abuelo ya no podía hablar, pero sí seguir sonriendo con la mirada. Sus azulados ojos se humedecen cuando ella le lee un texto y le dice que ella misma lo escribió. Y alza las cejas asombrado cuando ella le muestra el papel con su nombre impreso.

Desde que Gutemberg inventó la imprenta somos muchos. Desde que Simón Bolívar fundó en 1825 un diario peruano, el más antiguo del continente, somos muchos más. Nuestros predecesores fueron los cronistas de la conquista, pero la profesión - tal como la define Leonidas Yerovi - “trabajo diario a la conquista del garbanzo señor nuestro” – se consolidó en el siglo pasado.

El 1 de este mes, acá en Perú, fue nuestro día. Y en estas líneas quiero aprovechar para felicitar a mis colegas, muchos de los cuales se desviven por informar la verdad a pesar de las críticas o reproches. Trasnoches, algún pie torcido o algún dolor de espalda acompañado de un negro café madrugador, son nada ante el gusto por cumplir la misión.

Y sí, podemos ser la más noble o la más ruin de las profesiones (como bien lo dice un letrero en la entrada); podemos ser quien con ojo crítico indica el sendero de una nación o podemos ser cómplices de su destrucción; podemos investigar y denunciar las carencias de una sociedad o hacernos de la vista gorda… podemos, si queremos, ayudar a cambiar el mundo.

14 comentarios:

Matías Zibell dijo...

Estimada colega
Felicidades atrasadas. Siento haber llegado tarde pero en Argentina el día del periodista se celebra el 7 de junio.
Así que el amor por la profesión vino por el abuelo, en mi caso vino de mi viejo, que me llevaba a las redacciones donde el trabajaba, enormes lugares oscuros de máquinas de escribir pesadas y teletipos ruidosas.
Saludos,
Matías

Mameri dijo...

7 de junio o 1 de octubre, da igual cuando es el día, lo importante es celebrarlo. saludos matías!

ROx dijo...

Marce, sigue adelante, no dejes que nada te detenga. Lo estas haciendo muy bien.

Ursula dijo...

Feliz día atrasado!! Y qué hermosos recuerdos de tu abuelito, se debe sentir super orgulloso cuando lee algún escrito tuyo sabiendo que en buena parte fue él quien te sembró el bichito periodístico. Felicidades de nuevo!

Mameri dijo...

gracias chicas!

Blue woman dijo...

¡Son muy interesantes las noticias! Es interesante saber lo que ocurre en el mundo, en nuestro planeta.Está bien estar un poquito enterados a través de los noticiarios, periódicos..... Los periódicos por ej. si que son interesantes no esas revistas tontas del corazón o de como maquillarte..... que no te enseñan nada interasante en ellas.

Buen post. Sigue escribiendo y dedicándote al periodismo. Tu gran pasión porque, haces muy bien tu trabajo. Gracias por mostrar tus líneas en este espacio para que podamos disfrutarlas.

Besos.

Esther dijo...

Pensé cuando ya era demasiado tarde que me tendría que haber metido a periodista pero, una vez que una ya está en otra cosa...
El periodismo es una profesión hermosa que admiro.

Un besito.

Gildos dijo...

Los periodistas que más me gustan son aquellos que van con la verdad por delante, que luchan porque se sepa la verdad.

Saludos cordiales.

Esther dijo...

Por cierto, Mameri, ¿ La niña del cuento eres tú? Es que me lo parece...
Excelente escrito.

Otro besito para tí.

Mameri dijo...

hola sara, también es muy útil leer sobre los colores de moda o la mejor forma de endurecer las uñas, y quienes escriben sobre eso se toman mucho trabajo en hacer la revista. son colegas que también pasan horas de duro trabajo para atender las necesidades de un público en particular.

esther: si te gusta, a lo mejor puedes hacer más adelante talleres creativos o así, con el talento que tienes para escribir (salvo que estudies literatura claro) te encantará algún seminario al respecto.

si gildos, la verdad por delante en un diario o un noticiero. No las medias verdades. o las verdades conplacientes.

Mameri dijo...

ha! Esther, mi abuelito es el abuelito más lindo que existe sobre el planeta.

mary dijo...

Feliz día!!!

blueberrie dijo...

En Uruguay se celebra el 23 de octubre, de todos modos va mi saludo y, cierto, menuda responsabilidad: más que informar, contribuyen a formar opinión.
Saludos.

Mameri dijo...

gracis mary

blue: cierto, una palabra dicha no se la lleva el viento, sino que queda guardada en la mente de los lectores, quienes formarán sus juicios a partir de ella.