viernes, abril 25, 2008

Censura

¡Ha! No puede uno haber pisado suelo chino sin haberse topado con la censura. En China, cada paso es una aventura, cada suceso, por más sencillo que te parezca, representa todo un reto. Razón tenía la Mont (Una china sin murallas) cuando contaba que hasta comprar una gaseosa era todo un acontecimiento (y eso que ella sabe algo de chino). Me di cuenta al llegar y pedirle la hora al chofer del taxi del hotel, quien luego de muchos intentos míos finalmente entendió que le estaba señalando el reloj. Imaginen lo apoteósico de intentar cualquier tipo de comunicación…

En fin, regresando a la censura, la encontré ni bien llegué, antes de mi histórica perdida. Y es que cuando uno entra a un cuarto de hotel, lo primero que hace es prender la televisión. Y fue allí donde vi, con asombro, la versión censurada del cable. Sí, como corresponde, el hotel tenía varios canales de TV, pero todos eran en ininteligible mandarín. El clima, las noticias, las series animadas para niños y las películas. Cuando había perdido esperanza de encontrar algo interesante, encontré unos tres o cuatro canales internacionales. Estaba Blomberg (noticias), uno de naturaleza (no recuerdo si era el Discovery) y dos de películas. HBO y Cinemax. Pero no era el HBO al que estamos acostumbrados en Sudamérica. Era un canal con unas películas rarísisimas, de mensajes muy cuidados. Nada de americanadas. No sé si en las casas la gente tenga opción a ver otro tipo de programación, pero por lo que pude apreciar durante los días que estuve allí, no había la gran variedad de películas y programas a las que estamos acostumbrados. Era lo opuesto a lo que se puede encontrar en Amsterdam, en donde tuve oportunidad de espantarme ante el exceso de libertad en la tv.

Más tarde, cuando llegué al salón de prensa (luego de subir caminar en círculos y volver a subir), pude volver a sentir que había censura. Digo yo que era censura. Lo que pasa es que las computadoras – todas chinas, con caracteres chinos por todos lados – ponían muchas trabas para entrar al gmail. Y ni que decir para bajar mi bandeja de entrada del periódico. No había forma de abrirlo. El censor lo censuró y punto final. Adiós acceso a otras fuentes de información. Y no solo era mi máquina. El europeo de mi costado gesticulaba aireado ante los caracteres chinos que le aparecían negándole el acceso a determinadas direcciones. Y eso que no intentábamos navegar por esos lares oscuros tan libre en sociedades democráticas. Aunque los colegas mexicanos corroboraron esta teoría y afirmaron que intentaron en sus laptops abrir varias páginas de contenidos “peligrosos” y les fue absolutamente imposible.

¿Y en las calles la gente tiene libertad? ¿Las mujeres tienen derechos?. ¡Va!, Con mi ausencia de mandarín poco pude enterarme, porque mi nivel de comunicación se limitaba a las gesticulaciones y a dos o tres palabras en inglés que ellos lograban entender. Sin embargo, pude observar, con asombro, que acá los hombres son los importantes. En los restaurante me acordaba de Mulán y su prohibición de hablar con varones cuando veía a las meseras que no intercambiaban palabra con los meseros, pero si entre ellas. Pero más aún me llamaba la atención ver que las chicas recogían los platos de los hombres de nuestra mesa primero. No importa si las mujeres ya habían terminado, había que recoger el plato a todos los hombres y luego entonces quizás, con suerte, recogían el de una. Muy atentas les traían gaseosa, hielo, platos y todo lo que necesitaran mientras pasaban al lado de una sin inmutarse por lo que nosotras pudiéramos necesitar…


P.D. Felizmente en los hoteles, las damas si somos tratadas a lo occidental…

3 comentarios:

carlos martinez dijo...

China está teniendo estos meses una gran oportunidad de icorporarse al tren internacional y sigue empeñada en el estilo feudal.
Allá ellos, pero creo que nosotros debemos presionar, como dije en su día en mi blog, para qie al menos se respeten los derechos humanos. Y eso es ya una gran tarea.
http://mishuevos.blogia.com/

Anónimo dijo...

con los programs tam inmorales a los que nos tienen acostumbrados no se pierden de mucho

Marcela Mendoza R. dijo...

al menos eso, Carlos, eso es lo primero.

anónimo: créeme que los programas de acá eran maravillosos al lado de lo que se ve en amsterdam