martes, enero 29, 2008

Suspiro a la Limeña


Como lo prometido es deuda, cumplo con publicar la receta del Suspiro a la Limeña, tradicional y empalagoso postre peruano que es imperdonable no probar cuando se visita el país.

El Suspiro a la Limeña fue creado a fines de la colonia por los españoles que vivían en nuestro país. Partió del Manjar Blanco (leche, azúcar y harina) que fue acompañado con el Suspiro (otro postre español). Con el paso del tiempo se fue perfeccionando y quedó como lo conocemos ahora: un suave manjar hecho con leche evaporada, leche condensada y vainilla que acompañamos con un merengue, el cual tiene su toquecito de licor y su puntito de canela.

La historia de su elaboración se inicia con la esposa del poeta José Galvez, llamada Amparo Ayarez, quien ideó la receta. El poeta bautiza el postre porque es suave y dulce como el suspiro de una mujer…

Aquí la receta original y aquí otra receta que da alternativas a la leche evaporada (aunque insisto en que es mejor al pie de la letra y habiéndolo probado antes en un restaurante, para poder darle el punto ideal)



Tomen nota de los ingredientes:

Para el Manjarblanco

- 1 lata de leche evaporada Ideal.
- 1 lata de leche condensada Nestlé
- 5 Yemas de huevos
- 1 cucharadita de esencia vainilla

y para el Merengue

- 5 claras de huevo
- 1 taza de Azúcar
- 1 copa de Oporto

Preparación:

Luego de poner la leche en una olla y cocinarlas a fuego lento (hasta formar un manjar blanco), agregamos la esencia de vainilla. Retiramos del fuego y, añadimos las yemas. Posteriormente, vaciamos en los recipientes individuales (dejar enfriar). Aparte, formar un almíbar con el azúcar y el oporto (llevar a fuego lento hasta que tome punto). Batir las claras a punto de nieve y agregar el almíbar (sin dejar de batir, directo de la olla). Por último, poner el merengue sobre el manjar y espolvorear con canela molida.

5 comentarios:

Matías Zibell dijo...

Hey, eso suena bien. Aunque los argentinos nos retorcemos las tripas cuando escuchamos llamar al dulce de leche "manjar blanco", a mi las tripas ahora me hicieron ruidito pero de hambre.

Marcela Mendoza R. dijo...

El dulce de leche es completamente diferente al manjar blanco.
Me explico.
El dulce de leche es mucho más suave y menos empalagoso que el manjar blanco. Digamos que se cocina de forma diferente y el resultado es diferente al del manjar blanco, que es más espeso y como más concentrado.
acá nosotros hacemos el manjar blanco cocinando una lata de leche condesada pura, sin mezclarla con otros tipos de leches.
en cambio el dulce de leche no se puede hacer cocinando una lata de leche condensada pura.
el suspiro a la limeña no esta hecho con manjar blanco propiamente hablando, porque se combina leche condensada con leche evaporada (leche entera) y el "punto" o consistencia al que llega se parece más al dulce de leche que al manjar blanco.

Tarí Alcarin dijo...

HUM! ñam, ñam! que cosa más exquisita es el Suspiro a la Limeña. Lo probé cuando, en gira de estudios fuimos a Brasil y estuvimos alrededor de 3 días en el Perú. Es el postre más delicioso que he probado jamás.

Gracias por la receta Marcela, aunque dudo que me quede igual, porque como dice mi abuela, "todo va en la mano", pero lo intentaré.

Besitos

mahaya dijo...

Joe, con lo golosa que soy me acabas de matar muchacha...

Marcela Mendoza R. dijo...

Estuve revisando el libro de recetas de mi casa y tiene una lata de leche condensada y dos latas de leche evaporada y tres yemas (y no cinco). creo que de esta forma queda menos fuerte de azucar. es cuestion de ir probando a ver cual preparacion le sale a uno mejor.

y si no encuentran en la tienda la leche condensada como tal tmbien se puede preparar poniendo
una bolsa de leche en polvo (de litro) a licuar con una tasa de agua y media tasa de azucar. lo licuan bien y queda una leche condensada.