viernes, abril 07, 2006

taxum

Luego de trepar a una combi estaba yo embelesada contemplando al buen mozo del carro del costado (tenía pinta de ser el tipo ideal!!!) cuando un estruendo me sacó del ensueño. Eran los gritos desaforados de un grupo de manifestantes que pedían Humala sea el nuevo presidente.
¿Por quién va a votar? – pregunté al conductor, para no perder la costumbre.
Por Humala
¿Por qué?
Porque es militar. Y los militares ponen orden. Hasta ahora nadie ha hecho nada por nosotros, estamos cansados de lo mismo y queremos un cambio.
Intenté explicarle porque el gobierno de Humala desestabilizaría al país y perjudicaría nuestra economía, pero contemplando su descontento recordé lo que acabada de leer ayer.
"Más allá del debate electora en sí mismo, la pregunta que deberíamos formularnos es que hemos dejado de hacer en el Perú para que, tendencialmente, el electorado siga orientando sus preferencias en función de imaginarios sociales que poco o nada tienen que ver con las propuestas programáticas. La histórica ausencia de una clase dirigente capaz de desarrollar proyectos más integradores, orientados a la construcción de una mejor nación es la respuesta" (Daniel Parodi, historiador PUCP).
Y sí, porqué habría de pensar que vale la pena mantener el modelo económico actual si ellos no han conseguido tener mejores ingresos económicos. Tenemos 15 años con el pan al mismo precio, 5 años de aumento de exportaciones ininterrumpidas y unas cifras macroeconómicas super positivas. Lo que le ha faltado a Toledo es más promoción de los aciertos y más chorreo en el sur del país. La gente de la sierra está cansada de ser olvidada.

A vísperas de las elecciones, más allá del tráfico atroz, el desborde multitudinal de los mítines y la paranoia colectiva, la incertidumbre es la que reina. Aquí no se habla de otra cosa por ningún lado. Eso sí, los cines están llenos de gente (en especial La era del Hielo 2) que quiere distraerse un rato para ver si olvidan por tres segundos pensar en quien pasa a segunda vuelta. Todo puede suceder este domingo, y es por eso que muchas manos tiemblan y las gastritis hacen gala de todos sus síntomas. Si el estrés se midiera en grados… pasaríamos el 1000%.
Pero les tengo una buena noticia. Ayer tomé cuatro taxis para ir a mis comisiones y todos me dijeron que iban a votar por Lourdes. Incluso uno venía escuchando el discurso en vivo, sudaba emocionado y comentaba con ahínco sus palabras. Esto quiere decir que según Taxum (así han bautizado el día de hoy en la redacción a esta encuesta a taxistas) Todavía hay esperanzas.
Como está prohibido publicar datos de encuestadoras esta semana (los cuales, por si acaso, se pueden leer en las agencias de noticias internacionales) no puedo contarles como van los resultados oficiales, pero confiemos en Taxum y no perdamos la esperanza.

¡Animo peruanos!
¡Qué Dios nos acompañe!
¡Qué este domingo gane la democracia!

3 comentarios:

Fede dijo...

Creo que no esta mal luchar contra la cultura.. pero de a un taxista por vez.. le va a llevar mucho tiempo... es muy jodido revertir ese tipo de situaciones...

Mameri dijo...

sí, tienes razón. De taxista en taxista poco voy a conseguir! ... si son 27 millones de habitantes!!!

Mameri dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.