martes, marzo 14, 2006

Paradojas





Quienes tenemos la dicha y la desdicha de viajar al centro todos los días a contaminar nuestros pulmones y ver de cerca la pobreza y la riqueza, tenemos el inmenso placer de contemplar el palacio de la injusticia.

Sobre todo a las siete, cuando recién oscureció y se enciende la extraordinaria iluminación, una contempla maravillada tanta armonía de su estructura. No tiene nada que envidiar al Museo de Arte ubicado a continuación. Es un edificio con la estructura justa, que trasmite ese concepto de gran institución. Su hermosura es tal, que cuando uno lo contempla recuerda de donde viene nuestro mestizaje y hasta olvida las tamañas barbaridades que dentro ocurren.

¿Cómo un edificio tan bonito puede ser hogar de abogados tan inescrupulosos? No tengo derecho a afirmar que no exista gente honrada, estoy segura que existe, pero también es conocida la poca vergüenza de algunos que creen la plata lo soluciona todo.

En un país tan bello y calamitoso como el nuestro, existe mucha gente sufrida, olvidada, descontenta. Son ellos, quienes piensan nada tiene solución y aquí solo la plata te libra de la cárcel, los que votarán por Humala, los que votaron por Fujimori y los que creyeron en Toledo. Y es el palacio de la injusticia, que no termina de castigar a algunos ladrones y liberar a algunos inocentes, en parte el culpable. Gente que ya no cree en la justicia actual y espera un nuevo líder, del pueblo, que los salve.

Un poco antes de llegar al citado palacio, se ve en un cartel a una chica vestida al estilo militar. Aunque no es publicidad de Humala, más bien promoción de un centro comercial chileno en donde está de moda lo aguerrido, casi parece un presagio de cómo será la vida si gana el susodicho.

Algunos electores creen que votar por Humala significa acabar con la desigualdad económica. Creen que Humala evitará más "robos" de los extranjeros. Creen que Humala arreglará el problema de Camisea (son conscientes los extranjeros responsables de las imperfecciones en dicha obra del daño???). Y no se dan cuenta que la injusticia y la pobreza no desaparecerán en cinco años. No se dan cuenta que nacionalizar las empresas y pelearse con los extranjeros no ayudará a que seamos ricos, sino que nos empobrecerá más.

Las encuestas del domingo muestran un empate entre Lourdes y Humala. Y tan solo puedo decir… Dios nos ampare!!!

p.d. me hubiera gustado poner otra foto del palacio de noche!!!

2 comentarios:

ROx dijo...

La justicia tiene que ver con educacion y con principios. Y si esto no es una prioridad para los lideres, entonces el Peru no va a progresar, lamentablemente.

Mameri dijo...

mmm...
¿cuando vendrá un líder que se de cuenta de lo verdaderamente importante y allá un pueblo peruano dispuesto a apoyarlo?